lunes, 23 de marzo de 2015

Semana del 9 al 13 de marzo

Esta no he asistido demasiado al instituto, pero aún así he podido presenciar algunas clases de todos los cursos.
Los alumnos de 1º de Bachillerato siguen con la geometría analítica. Parece que les cuesta bastante porque es un tema que aunque parece sencillo de entender, a la hora de hacer ejercicios siempre se complica, y se pueden plantear ejercicios de muchas clases y desde muchas perspectivas. Raquel, mi tutora, les plantea usa un método de enseñanza que a mí me gusta mucho, ya que es muy interactivo. Hace que salgan ellos a la pizarra a corregir los ejercicios, aunque lo tengan mal hechos, luego lo tratan de resolver entre todos. Además trata que salgan todos y es comprensiva cuando tienen otros examenes y no han podido realizar todas las tareas que se les mandó.

Por otro lado están los de 2º ESO, que siguen realizando ecuaciones. Ahora han introducido los denominadores (sin incógnitas en el denominador) y los paréntesis. Además, siguen con los sistemas y con la transformación del lenguaje cotidiano al lenguaje algebráico.
Los más avanzados consiguen realizar todo con éxito, mientras que los que van más atrasados se quedan en las ecuaciones más simples. El jueves realizaron un examen de lo que habían visto hasta ahora.
Este grupo es muy particular, porque exceptuando un grupo muy reducido de estudiantes (cuatro o cinco) el resto ha repetido al menos una vez, y van un poco más atrasados de lo que les correspondería a su curso (y desde luego a su edad). Dichos alumnos, no muestran interés por el momento en seguir sus estudios a niveles superiores. Me pregunto que será de ellos cuando el año que viene introduzcan la nueva ley en 3º de ESO.

En cuanto a los de 4º se refiere, siguen con el tema de probabilidad. No parece que les cueste demasiado, aunque eso no se sabe hasta que realizan el examen. Son un grupo muy activo, pese a que a veces también se despistan mucho. Se nota que están en una edad muy complicada.

Queda ya poco para acabar las prácticas en el IES Lloixa, y la verdad es que últimamente voy menos de lo que me gustaría, pero me gusta el hecho de que cada vez los chavales se abren más cuando hablan contigo, la mayoría me cuentan cosas cuando me pongo a ayudarles y eso hace que les esté tomando mucho cariño.