domingo, 22 de febrero de 2015

Semana del 16 al 20 de febrero

Esta semana ha sido muy intensa. Acabé la unidad didáctica y el viernes hicimos el exámen.
El lunes estubimos acabando de ver el temario y durante el resto de clases hicimos un repaso general.
La verdad es que despues de pasarme tres semanas con ellos, ya les conozco bastante bien: sé más o menos a quienes les cuesta más, pero trabajan, quienes no trabajan nada, quienes tienen más facilidad,...
El modo de evaluación que he empleado ha sido el siguiente:
-80% examen, en el que hay dos preguntas de cada tema (dos preguntas de vectores en el plano y otras dos de complejos). Todas las preguntas valen 2 puntos.
-20% ejercicios que me tenían que entregar, correspondientes a la parte de coordenadas polares de un número complejo. Esta última materia no les entraba en el examen.
Elegí esta forma de evaluar por el hecho de que podían asegurarse dos puntos trabajando en casa, y así me aseguraba de que esa parte que estaba al final del temario y era muy susceptible de que al final no se la mirasen, la trabajasen.
Al final les he cogido bastante cariño y he de decir, que aunque un grupo sea más escandaloso, no tienen maldad.
El día antes del examen me quedé en la hora del patio y estube resolviendo dudas de todos aquellos que quisiesen. Me llamó la atención lo agobiados que estaban, me recordó a los tiempos en los que yo era la alumna y cada examen contaba para subir la media.
En cuanto al resto de grupos respecta, se nota que van a cursos inferiores, sobretodo por que no tienen la presión a la que pueden someterse los de bachiller, que están pendientes de poder sacar la nota suficiente para entrar en la universidad.
Mi compañera llevó a su grupo a la sala de ordenadores para trabajar con el excel, y aunque la clase fue muy instructiva y amena, tuvo que enfrentarse a los quebraderos de cabeza que conyeva la informática (muchos ordenadores no funcionaban).
Esta semana tendré los resultados y haré el examen a los alumnos que faltaron.